Diente Celíaco

Diente Celíaco

El celiaquismo, por ser una enfermedad producida por la intolerancia al gluten, está más asociada a síntomas gastrointestinales.  Esta proteína de origen vegetal  es consumida por vía oral ya que es un componente indivisible de los principales cereales. No obstante lo anterior, el efecto de la enfermedad celíaca se puede ver en todo el organismo. En este artículo veremos como el dentista puede diagnosticar una posible celiaquía mediante la observación de los dientes.

Síntomas buco dentales de la celiaquía

En los dientes

Los celíacos pueden mostrar síntomas en los dientes que pueden ser detectados por su dentista

La enfermedad celiaca afecta el esmalte de los dientes provocando un mal desarrollo y decoloración de este. El esmalte puede presentar un aspecto a rayas o grumoso dejando el diente translúcido y produciendo una decoloración amarilla. Los dientes más afectados son los incisivos (o paletas ) y los primeros molares definitivos. Cuando el niño pierde los dientes de leche se podría también apreciar un retardo en la aparición de los dientes definitivos. Estos efectos son permanentes. Algunos síntomas son similares a los de la fluorosis dental, por lo que el dentista podría confundirlos.

Tejido Mucoso

Aftas en un celíaco
Su aparición esporádica no es motivo de preocupación

Tanto en los labios como en la lengua podrían aparecer pequeñas llagas o úlceras conocidas como aftas. Si la aparición es esporádica no es motivo de alarma, pero si se mantienen en el tiempo o aparecen con alguna periodicidad debe consultarse al especialista.

Sequedad de la boca

Según ciertas estimaciones, en entre un 4% y un 15% de los celiacos  está presente también el síndrome de Sjögren, que es también una enfermedad del tipo autoinmune  que redunda en que las glándulas exocrinas no realicen bien su labor produciendo sequedad de las mucosas, sequedad vaginal y escasez de lágrimas. El dentista puede recomendar un dentífrico apropiada.

La ausencia de estos síntomas no es indicio de ausencia de celiaquía ya que no se desarrollan en todas las personas con intolerancia al gluten.