Perros y gatos celíacos

Perros y gatos celíacos

Los perros y gatos son por naturaleza animales carnívoros, no obstante hoy se les alimenta con comida comercial preparada en gran medida con cereales, lo que afecta a animales intolerantes al gluten.

La intolerancia al gluten puede afectar a cualquier perro, sea de raza o no, pero las razas más propensas son el Setter Irlandés y el Samoyedo.

Síntomas de la celiaquía en mascotas

Si tu perro o gato muestra estos síntomas considera que podría tener intolerancia al gluten y convérsalo con su vetrinario.

  • Vómito y diarrea. Una diarrea crónica, ya sea persistente o intermitente podría ser la señal de una alergia alimentaria al gluten.
  • Picor. La intolerancia al gluten puede producir  picor en piel y ano, junto  irritación y sequedad de la piel.
  • Dificultad respiratoria. Tu perro podría tener la garganta y fosas nasales irritadas, lo que le producirá inflamación, picor, estornudos y dificultad respiratoria.
  • Convulsiones. Este es más bien una manifestación de una alergia grave al consumir alimento con gluten. Necesita atención urgente.

¿Cómo tratar a un perro o gato celíaco?

Al igual que en humanos un animal celíaco no se puede curar, pero puede llevar una vida normal si se retira completamente el gluten de su dieta. Deberás comprarle alimentos certificados como libres de gluten y evitar darle cualquier cosa que haya estado en contacto o contenga gluten. Un trozo de pan o que pase la lengua por un plato donde serviste alguna pasta es suficiente para que ingiera algo de gluten. Recuerda que en humanos hasta unas migas de pan están prohibidas, con mayor razón en un animal que pesa mucho menos. Ta vez quieras conocer la dieta barf, pero siempre cuidando de no incluir nada que pueda contener gluten aunque sea por una contaminación cruzada.